Categories Menu

Posted by on Oct 28, 2016 in Mamá | 1 comment

Los consejos que nunca pedí

Los consejos que nunca pedí

 

Absolutamente todas las mamás, primerizas, con experiencia, sin ella, mamás jóvenes, mamá de hijos pequeños e incluso las mamás con hijos ya hechos y derechos, en algún momento han recibido o han tenido que escuchar algún consejo u opinión deseado de alguna otra mamá. Mamá olvidadiza y un poco desatinada que se olvida que a todas nos incomoda recibir consejos no solicitados.

Yo descubrí esta situación de mujeres opinando como debes criar a tu hijo, educarlo, cuidarlo, entretenerlo, vestirlo y mil etc. el día que anuncié que estaba embarazada. Y créanme que los consejos me los pasaba dos veces por el…. oído. Los que me conocen personalmente saben lo poco tolerante que he sido. Es un defecto con el cual aun tengo que luchar. Pero creo que con los años he aprendido a ser más tolerante. Imagínense a una mujer poco tolerante embarazada de su primer hijo soportando los comentarios de cuanta persona se cruzara. Yo creí que al dar a luz a Fausto, estos momentos iban a parar, pero estaba muy equivocada. Las opiniones y consejos aumentan descontroladamente.

Quiero compartir con ustedes, estos clásicos consejos recibidos por diferentes madres, amigas y no amigas, conocidas y extrañas. Consejos de cuento ser vivo me he cruzado en estos últimos años siendo madre.

DURANTE EL EMBARAZO

– Deberías tomar leche de coco, almendras, arroz o ajonjolí, para que tengas más leche a la hora de dar de lactar.

– No deberías ir a la playa, el sol le hace daño a tu bebé.

– No deberías depilarte, le hace daño al bebé.

– No uses la lavadora, la ropa de bebe se lava a mano.

– No te olvides de comer hígado, pulmón, lengua o bazo, para tener mas sangre.

– No deberías manejar, es muy arriesgado en tu condición.

– No uses tacos, le haces daño al bebé.

– No llores, tu bebe siento todo y tus lagrimas le hacen daño.

– No comas tanto, porque cuando engordes, no vas a poder bajar los kilos de más.

CUANDO DI A LUZ

– No deberías darle biberón, luego se mal acostumbran.

– Solo leche materna, la formula no es leche de verdad.

– Ponle una pita roja para que no lo ojeen.

– Parece que no sabes abrigarlo, debería usar manoplas y gorro todo el tiempo.

– ¿Quieres bajar de peso?, te saco cita con mi nutricionista.

– Me imagino que te estarás cuidando, ahorita sales embaraza.

– Déjalo llorar, así crecen sus pulmones.

– No lo cargues tanto que luego no te va a dejar hacer nada.

– Sus siestas deberían ser mas largas para que su cerebro crezca.

CON FAUSTO DE 2 AÑOS

– Deberías haberlo inscrito en el nido el año pasado.

– Quítale el chupón, los dientes se le van a ir hacia delante.

– ¿todavía usa pañal?, ya es tiempo que le enseñes a dejarlo.

– Tu hijo es hombre, debería usar el cabello corto, así tan largo parece mujer y lo vas a confundir.

– No le pongas polar, que le da alergia.

– Deberías buscar otro doctor, darle tanta medicina le hace daño.

– Lleva a tu hijo a un psicólogo para que te ayuden a manejar su mal comportamiento

– No les de comer manzana, que le hace daño y no va a poder dormir

– Los niños no juegan con muñecas ni a la cocina, deberías regalarme cosas de hombre.

– Con tantos horas libres, deberías tener tiempo para arreglarte.

Definitivamente, cuando estabas embarazadas o tenemos a nuestros hijos pequeños, todas las personas que conocemos se convierten automáticamente en doctores, profesoras, pediatras, ginecólogas, psicólogas, nutricionistas. Manejar estos consejos no deseados es mucho mas fácil si provienen de personas que conocemos y queremos, con las que es muy fácil ser sinceras. Pero cuando una completa extraña te da un consejo que no has solicitado, en mi caso, casi todo el tiempo mi amabilidad queda al borde del abismo y solo atino a sonreír. Claro que por dentro estoy pensando: “Y a esta vieja loca, quien le ha pedido su opinión” (algunas veces puedo ser un tantito mala).

Cada etapa debe ser difícil, ahora con Fausto en el nido estoy segura que las opiniones y consejos no van a faltar. Sin embargo ya me estoy preparando emocionalmente para poder recibirlos con alegría y en muchos casos indiferencia. No quiero caer antipática con mis palabras. Con el tiempo he aprendido a no dar consejos a menos que me lo pidan. No tengo problemas con ello, pero siempre termino diciendo que lo mejor es escuchar a tu doctor, por algo estudio tanto ¿no? o a tu mamá, al final si no te gusta lo que te dice, le puedes decir que no le vas hacer caso.

 

Sigue leyendo:

1 Comment

  1. Me consta…. no me haces caso… jajajjaja… He aprendido a respetar tus decisiones y la forma que creías a Fausto. Los tiempos han cambiado, todo ha evolucionado…. también estoy aprendiendo.

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *