Categories Menu

Posted by on Ene 6, 2017 in Amistad, Mamá, Vida en pareja | 0 comments

Atracción fatal: Lo que nos aloca de un hombre

Atracción fatal: Lo que nos aloca de un hombre

 

La semana pasada estuve con un grupo de amigas conversando sobre lo que nos atrae de nuestras actuales parejas. Yo como siempre cada vez que hablo de mi esposo, siento mariposas en el estómago y corazones vuelan alrededor, hasta que una de mis amigas comentó sobre temas sexuales y la conversación se desvió y terminamos confesando lo que realmente “nos pone” de los hombres, eso que nos vuelve locas, lo que hace que nuestros deseos más pervertidos se apoderen de nosotras y nos de calor.

Ese día, llegué a mi casa con la idea de escribir sobre eso, me he reído tanto escuchando a mis amigas, sin embargo sentía que mi opinión no era suficiente, así que decidí consultarlo con más amigas. Desearía compartir con ustedes el chat pero arruinaría la reputación de varias. Esta vez, solo compartiré algunas opiniones de las mujeres de ese chat.

Lo que si quiero dejar claro, es que este post no se trata de lo que nos gusta de nuestras parejas o de lo que hizo que nos enamoráramos de ellos, no se trata de eso. Quiero compartir con ustedes sobre esos detalles de los hombres que nos vuelven locas, que hacen que giremos el cuello cuando caminamos por la calle o que nos hace sonreír e imaginar de todo cuando estamos sentadas en algún bar o cafetín y los vemos entrar o simplemente nos hace desear que ese hombre que vemos nos empotre contra la pared igual que Christian a Anastasia en “50 Sombras de Grey”

Sin tanto preámbulo, aquí van algunos de esos comentarios subidos de tonos de lo que realmente nos pone de los hombres.

1.- La coqueta cruzada de piernas femenina en un hombre. Aunque suene contradictorio, que sexy y macho se le ve a un hombre cuando cruza las piernas. Trasmite seguridad, te dice: Mírame, soy tan varonil y seguro de mí mismo que me atrevo a sentarme así. Definitivamente la seguridad que trasmite un hombre, nos vuelve locas.

María dice: “yo me aloco cuando veo a un hombre sentarse cruzando las piernas, lo veo tan galante, tan seguro, que donde me encuentre me llama la atención y dejo volar mi imaginación”.

2.- Una buena barba. Es que un macho es más macho con pelo. La barba pone siempre, es como un símbolo de rudeza, de macho motero que no va a tener miedo de meterse contigo. Además la barba por estos tiempos es un plus, barba de turco pone siempre. Mi madre me decía que la barba era signo de descuido, pero en la actualidad es todo lo contrario. Es tan sexy ver como un hombre se cuida y arregla la barba. Es más, la barba hace que un feo no sea tan feo.

Brenda dice: “Mi esposo me pone más con barba, ver toda la ceremonia del cuidado de su barba cuando esta en el baño con toalla amarrada a la cintura, me vuelve loca. Me provoca, entrar cerrar la puerta y dejar que todo pase”.

3.- Que huela y se vea bien. Esto es de todas. Yo soy de las mujeres que si pasa un hombre oliendo bien, volteo con toda la frescura del mundo a verlo y si a eso le agregamos que esta bien vestido, con terno a la medida, corbata que combina, camisa impecable con gemelos, peinado a la perfección, ¡ay, Dios! agárrame que me lanzo. La apariencia de un hombre dice mucho de su personalidad. Si vemos a un hombre descuidado automáticamente lo asociamos a que es desordenado y dejado en la vida, definitivamente lo consideramos poco profesional.

Lorena dice: “Me pone un hombre que huela rico, un olor agradable a madera fresca, siento a un hombre con olor rico y honestamente si me gusta, me quiero enterrar en su cuello”.

4.- Canas. Una hermosa y bien cuidada cabellera gris en un hombre, significa experiencia. Es un hombre vivido, seguro, completamente maduro para saber lo que quiere. Deja el rodeo de lado y va directo al grano.

Ale dice: “Un hombre cincuentón, con más canas que cabello negro es otro nivel, ya sabe lo que quiere y sabe lo que quieres. Si se me acerca un canoso bien cuidado, yo me dejo llevar. El cabello plateado me aloca”.

5.- Una buena risa. Definitivamente verlos en su forma natural atrae y que más natural que una risa, corta, precisa y fresca. No hay nada más atractivo que verlos y escucharlos reír, casi parece melodía. Descartemos las risas de chancho, las que vienen con hipo o esas que incluyen saliva.

Alexandra dice: “Me pone una risa sincera, esa donde arrugas la nariz y cierras los ojos y que siendo risa no es nada escandalosa. Me hace sentir que el hombre que se ríe así no tiene miedo a ser el mismo, tan seguro que se puede reír como le da la gana”.

6.-Los hombres que sepan hablar. Pueden estar en salas distintas, pero si oyes a un hombre hablar y te llama la atención, considérate cazada. A las mujeres nos pone esos hombres elocuentes, cultos, precisos, los que saben entretener y con los que puedas pasar horas hablando.

Silvana dice: “Un hombre que huela rico y que sea interesante. De esos que tienen tantos temas de conversación, que saben, hombres de mundo. De los que jamás te aburres… Luego les quieres dar vuelta”.

7.- Un hombre ejercitado. Siempre pone un hombre que se ejercita. Por favor, eliminen de su mente a ese hombre en licra fucsia haciendo zumba. No me refiero a ese hombre, ni mucho menos a los que de tanto ejercicios y químicos tienen el cuerpo deformado y parecen un mamut. Me refiero a esos hombres que se ejercitan, que corren. Transmiten disciplina, control. Se ven tan acalorados, que una desea refrescarlos.

Mayte dice: “Ver a un hombre atractivo sudar a la hora de hacer ejercicios o corriendo, me hace volar. Dejaría que sudara conmigo las veces que quiera”.

8-. La actitud de chico malo. Siempre nos llama la atención cuando vemos a un motero pasar. Con esto no me refiero al motero con sobrepeso y barba cual vikingo descuidada. Cuando pienso en chico malo con moto me imagino a un Lorenzo Lamas, un macho alfa que se respeta, con toda la actitud de chico malo, cabello largo, tatuajes y voz varonil.

Carla dice: “que tenga toda la onda de chico malo, con colita y tatuajes. Ahí si pido que me estampen”.

9.- Los hombres con ritmo, que sepan bailar. Yo siempre he dicho que si no sabe bailar son puntos en contra. Sin quererlo siempre vas a terminar viendo al del costado como baila. Si al hecho que baile le agregamos que tiene ritmo, estamos en nuestro paraíso. Un hombre con ritmo que sepa llevarte, tomarte de la cintura y apretarte contra la suya, nos derrite.

Camila dice: “Me encantan los hombres que sepan bailar, que bailen como hombres, a los que bailan como locas los descarto, pero ese hombre que sabe guiarte y que no se pierda mientras baila, es mi plus perfecto. Si tiene ritmo para el baile, tiene ritmo para TODO y yo quiero bailar con él”.

Puede que a simple vista esas cosas que nos alocan resulten un poco extrañas pero el aspecto físico que nos atrae siempre esta relacionado a algo más. Las canas es madures. La forma de hablar trasmite seguridad. La barba refleja que es un macho alfa, etc. No coloqué el punto numero 10, porque deseo que ustedes me digan que es eso que les aloca de un hombre, cual es ese gesto, esa apariencia o ese no sé que les pone.

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *