Categories Menu

Posted by on Ene 18, 2017 in Mamá, Vida en pareja | 2 comments

24 horas de huelga

24 horas de huelga

 

Hoy ha sido mi día de colapso. Luego de 3 semanas de ama de casa a tiempo completo y 12 noches sin dormir de forma pareja, puedo decir que me cansé, me agoté, incluso me rendí. Me aburrí de mi casa.

Las que me conocen saben que amo cocinar y alimentar a los seres que amo, los que me conocen un poquito más saben que puedo ser desordenada pero en aspectos de limpieza son maniática y los que solo me conocen un poco saben que me gusta seguir un orden y que me gusta el equilibrio en mi casa.

Estos ultimas semanas, nada de eso he sentido en mi hogar. Desde que me levanto hasta que me acuesto hago cosas en la casa. Limpiar cuartos, tender camas, recoger la ropa sucia del cuarto del baño, guardar la ropa limpia en los cajones, cambiar las bolsas de los tachos del baño, recoger todos los vasos y tazas de la casa para llevarlos a la cocina y recién ahí empiezo a cocinar. Casi siempre me falta algo así que voy a la tienda (con Fausto) cocino y cuando termino es hora de almorzar.

Aprovecho ese tiempo que Fausto almuerza para lavar ropa, colgar la mojada, descolgar la seca, seleccionar mi ropa, la de Frank y la de Fausto, guardarlas (sin planchar). Luego si tengo ganas almuerzo y es exactamente ahí donde mi segundo turno empieza: Lavar y limpiar la cocina, llevar todo al tacho de basura, barrer la sala, comedor, pasadizo, sacudir el sofá, arreglar cojines. Si tengo que ir al banco, lavandería, panadería, supermercado, aprovecho y voy en la tarde, regreso, acomodos los baños y sin darme cuenta 6:00pm.

En un trabajo normal, ya estaría de salida para mi casa, pero esperen… estoy en mi casa. Así que es aquí donde empieza la hora del descontrol. Fausto esta entre aburrido, cansado, hambriento y empezó la hora del locon. Yo a esta hora ya no doy más, quisiera que las horas se pasen rápido para que mi hijito duerma.

Hasta aquí todo normal no? Es lo que en promedio las mamás amas de casa hacemos. Solo agréguenle que hace 12 días no duermo de forma pareja, mis horas de sueño son 4 por noche y esas horas duermo en la peor posición. Tengo el hombro adolorido, el cuello tenso, moretones de las patadas que mi hijo me da. Aun te preguntas porque he colapsado? No ha sido culpa de la falta de sueño, ni de la fatiga, ni de lo aburrida que me siento, colapsé por la falta de trabajo en equipo, sencillamente me rendí.

En mi hogar somos 3 adultos y los 3 estamos al tanto que en la casa ya no hay ayuda, que Yu ya no esta en casa, sin embargo no recibo apoyo. Los favores que pido no los cumplen y aunque he comunicado por las buenas y por las malas que deben apoyar en casa, sus respuestas siempre son negativas: Por favor no te olvides de sacar la basura. Me levanto y la basura sigue ahi. Por favor limpia el baño. Porque lo voy a limpiar si yo ni lo uso. Por favor arregla tu cama. A mi me gusta mi cama desordenada. Por favor saca tu ropa sucia. Pero la puedes sacar tu.

Hoy renuncié, hoy me acosté en mi cama a las 6:30am y me levante a las 10:00am. Frank se despidió y cerró la puerta del cuarto. Creo que notó en la mañana mi cara de pocos amigos así que advirtió en la casa que no me molestaran. Cuando desperté mi amado esposo me había dejado un café de Starbucks con mi nombre. Aun así, seguía fastidiada.

Decidí no bañarme, no quitarme el pijama, no tender camas y como había renunciado pero seguía siendo mamá solo sancoché fideos y los serví con salsa huancaína Alacena (la vuelvo más ligera colocando en una olla leche caliente y la salsa) y nuggets de pollo. Alimentar de esa forma a mi hijo por un día no es pecado. Han pasado las horas, para ser exacta, en este momento mi laptop me dice que es la 6:00pm. Hace algunas horas, hice catarsis en el chat que tengo con mis amigas blogueras y ellas me dieron ánimo para levantarme, bañarme, arreglarme, lavarme los dientes y tender aunque sea mi cama.

Hoy no he lavado nada, ni he guardado nada, no he recogido la ropa, ni puesto nada en su lugar. No me siento mala madre, ni mala esposa. Hoy tenía derecho a vagar. El baño con agua helada me ha devuelto la energía y aunque sigo fastidiada por la falta de trabajo en equipo, agradezco porque tengo a mi esposo que mal o bien me ayuda en los momento de crisis. Si andas de malas te sugiero que hagas lo siguiente:

. Conversa con tus amigas, si tienes que insultar, insulta, si tienes que llorar, llora. Come chocolate, si no te gusta el chocolate, puede ser cualquier dulce, incluso una cucharada de miel. Báñate, si puedes con agua helada mejor, eso te despierta. Arréglate, te juro que tu animo mejorará y por último sal a caminar, así sea al parque. Si no tienes con quien dejar a tu pequeño, ponlo en el coche y sal con él.

Hoy a sido un mal día para mí, me siento agotada, sin energía, malhumorada, pero luego del baño he cambiado el chip y no voy a dejar que el día acabe mal. Faltan pocas horas para que acabe este día de miércoles pero ahora que las horas valgan.

Sigue leyendo:

2 Comentarios

  1. Hay días malos y días buenos; es cierto. Pero los días malos tienes que convertirlos en buenos. Organizate, planea y delega; si no quieren ayudarte haz tu parte,en algún momento todos harán lo que tienen que hacer. Sí tú estás mal solo tú lo estarás; todos los demás seguirán haciendo sus cosas a su ritmo. Respira y cuenta hasta….. 50 si quieres pero saca esa energía que todas tenemos guardada de reserva. Mañana es otro día y será mejor que hoy. Recuerda, no tienes que hacer tooooooooodo en un solo día. La comida y y todo lo de Fausto es lo primero, luego la ropa limpia, los baños limpios,la basura afuera, etc. Te deseo que tengas un mejor día mañana. ( y escucha música , te sentirás mejor)

    • Ayer mi día terminó bien. Salí un rato con Angela y refresqué la cabeza. Hoy estoy otra vez de buen animo. Lo que dices es cierto, tengo que cambiar el ánimo, porque este de buenas o de malas, todos siguen con su día… ven a la casa para que ayudes jajajaja

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *