Categories Menu

Posted by on Dic 6, 2017 in Mamá | 2 comments

Su primer corte corto

Su primer corte corto

 

Fausto cumple 3 años y medio en diciembre y durante toda su vida, solo le he cortado el cabello en 4 oportunidades.

La primera vez fue en octubre del 2014, cuando cumplió 5 meses. Recuerdo que le pedí a la persona que nos atendió que por favor solo lo emparejara, no quería raparlo, solo que cortara un poco para que el hueco sin pelo que tenía en la parte posterior de la cabeza no se notara tanto. Esa vez, como solemos hacer las mamás, tomé parte de su cabello de bebe recién cortado y la guardé en mi caja de recuerdos.

La segunda vez, fue este año en enero, cuando Fausto ya tenía una melena frondosa y sus rulos eran imposibles de peinar, su cabello pasaba la mitad de su espalda y el calor de verano no tenía piedad, así que decidimos cortarle solo las puntas. Nadie se dio cuenta del corte, así que lo dejamos pasar.

La tercera vez, fue en julio de este año. Aproveché que acompañamos a Frank a la peluquería y le cortamos otra vez las puntas. Esta vez si todos se dieron cuenta, pero fue porque lo publiqué en mis redes sociales.

Frank y yo amamos los rulos desordenados de Fausto, siempre lo hemos visto con el cabello largo y Fausto nunca ha tenido problemas con eso, ni en el nido, ni ahora en el colegio, sin embargo, hace poco unos niños más grandes que él, lo molestaron en el parque diciéndole que era niña porque tenía el pelo largo. Esa tarde, Fausto regresó a la casa fastidiado a decirme que quería que le cortará el pelo chiquito, que ya no le gustaba su pelo largo de niña.

Ya se imaginan la impotencia que sentí, ¿Qué clase de niños pueden ser tan crueles, de burlarse de un niño pequeño?… sin embargo, recordé que ¡si pues! los niños a cierta edad son crueles. Lo he sido yo en el colegio al burlarme de la pelirroja del salón o de mi amiga cuando le cortaron el cabello tan pequeño que parecía que había ingreso al servicio militar. Claro que ahora con mis 34 años no se me cruzaría por la mente burlarme de alguien simplemente por su apariencia. Pero un niño de 6 ó 7 años aún le falta vivir para aprender eso. Claro, que también los padres deberían estar atrás de sus hijos enseñándoles desde pequeños que burlarse de cualquier persona no es correcto.

Hace mucho tiempo Fausto y una gran amiga suya del parque le hicieron cargamontón a otra amiga diciéndole fea, una y otra vez mientras giraban a su alrededor. Cuando llegué y vi eso, llame a Fausto a un lado y con un tono fuerte y seco le dije que estaba mal, que yo no quería un hijo que se burlara de otra persona, que está terminantemente prohibido decirle fea a alguna amiga. Me respondió que así jugaban en el nido. A lo que le dije que él estaba prohibido de jugar así, que en la casa nadie le dice fea o feo a nadie.

Solo con esas palabras, lo entendió. Fausto no se ha vuelto a burlarse de nadie ni mucho menos hacer cargamontón con otros amigos, sin embargo, él ha tenido que experimentar lo que se siente cuando se burlan de uno.

Luego de ese episodio en el parque con los niños grandes, Fausto me ha dicho constantemente que quiere tener el pelo corto, incluso dejó de hacerse cola. Lo cual era normal, ya que le hago cola desde julio del 2016.

Todo este tiempo he dudado si cortarle o no el cabello. Es más, hasta le enseñé a responder si alguien se burlaba de su cabello largo y aprendió a decir que él tenía el pelo largo porque tenía actitud como los rockeros.

Ayer fuimos por cuarta vez a la peluquería con la intención de solo cortar puntas, sin embargo, decidí que era tiempo de cortarle el pelo corto, aprovechando que en unas semanas más empieza verano.

Fausto, está realmente feliz con su pelo corto, yo extraño su melena de león y bueno, Frank aún está molesto por el corte y me ha amenazado diciéndome que me va a rapar mientras duermo, ¡total, el cabello crece! (fue lo que yo le dije cuando vi su cara de Grinch al ver a Fausto con el pelo corto)

La decisión de cortarle después de tanto tiempo no fue porque alguien se burló de él llamándolo niña, fue porque él me lo pidió en más de una ocasión y lo acepto verano es una temporada dura, donde él se muere de calor, además, no es un cambio extremo. El día que me diga que quiere hacerse un tatuaje, le diré que cuando cumpla 18 y tenga dinero para pagarlo que se haga lo que quiera.

Hoy Fausto se fue feliz y entusiasmado al nido, lo primero que le dijo a su miss al entrar fue que tenía el pelo corto como Emil, Aurelio y Emiliano (compañeros del salón). Hoy será la sensación en el recreo.

 

Sigue leyendo:

2 Comentarios

  1. Guardar el primer mechón cortado es lo mas lindo. Me recuerda cuando mi “bebé” ahora de casi 22 años, tenía una melena de niña y parecía pitufina!!! Lindo artículo! Bendiciones

    • Quiero conseguir un guardapelo para tenerlo siempre conmigo jijiji

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *