Categories Menu

Posted by on Jun 6, 2018 in Amistad, Mamá | 0 comments

Se viene el mundial, se viene el cumple.

Se viene el mundial, se viene el cumple.

 

Fausto nació en año de mundial, hace 4 años atrás.

Mientras a mi me preparaban para una cesárea programada, Frank y todo el equipo médico se encontraban en la sala de espera viendo el partido de entre Brasil y México, donde su protagonista sin dudar alguna fue el arquero Ochoa, quien no permitió que Brasil pudiera gritar un gol. Fueron tan espectaculares sus tajadas, que incluso pueden encontrar muchos memes en internet.

Recuerdo que Frank entro a sala de parto comentándome que “allá afuera, se están quejando porque dicen que a quien se le ocurre programar una cesárea en horario de mundial”.

Si era yo. Yo decidí programar mi cesárea a las 2:00pm ese martes de mundial. No sabía que era tan importante, ni sabia que iba a ser un partidazo, incluso si sabía que iban a ver doctores (hombres) en mi operación.

Eso sí, cuando entraron a la sala, nadie dijo nada.

Para el 2015, un año mas tarde, Frank y yo decidimos formalizar nuestra unión ante la sociedad. Un matrimonio civil íntimo y familiar. Esa noche Perú derrotaba a Paraguay 2-0 en la Copa América y conseguimos así la medalla de bronce.

Esa noche no sé si la felicidad de mis amigos era por nuestro matrimonio o por la selección, pero créanme que la celebración fue memorable y hasta el día de hoy hablamos de aquella noche.

Al año siguiente, en el 2016, festejamos los 2 años de Fausto, con una fiesta en el parque de la casa. Al no tener tantos amigos padres, decidimos invitar a los amigos de siempre. Esa noche Perú se enfrentaba a Colombia en la Copa América Centenario y mis amigos luego de la matinée, decidieron quedarse en la casa para ver el partido.

El cumpleaños de Fausto no duró 24 horas como suelen durar los cumpleaños. Ese día, a las 7.00pm todos pensaban en una sola cosa, que Perú tenia que ganarle a Colombia. Perdimos por penales, pero todos festejaron como si hubiera sido victoria.

Mi hijo esta a días de cumplir 4 y este año toca mundial y la familia esta haciendo planes para poder festejar el cumple de Fausto sin tener que interrumpir la transmisión de los partidos de México, Brasil y Costa Rica. Ya me hice la idea que cada 4 años voy a tener que celebrar el cumple de mi hijo teniendo presente la programación de los partidos del mundial. Por lo menos para los próximos 3 mundiales. Estoy casi segura que, para cuando mi hijo cumpla 20, cancelará mis planes de festejos para irse con sus amigos a festejar.

Este año no solo debo considerar por supuesto el tan esperado mundial, donde Perú regresa después de 36 años A eso tengo que sumarle que este año, el 17 de junio, cae tercer domingo y festejaremos el día del padre. No sé cómo saldrá esta reunión, pero estoy segura que terminará siendo tan divertida como todas las celebraciones, donde mi hermano tocará cajón y mi madre bailará a su ritmo.

Con tanto fútbol en nuestra historia familiar (me faltan muchos más episodios) uno creería que mi hijo o incluso su padre son futboleros en la máxima expresión, pero no. Frank es como ese chico que se queda al final, después que cada capitán de los equipos de barrio escoge con quien jugar. Es tan malo, que para los campeonatos lo metían al equipo pero solo para que colaborara con la chanchita para las camisetas. (Me va a matar cuando lea esto jajaja)

Y bueno con Fausto, aunque se emocione con cada gol, sea gol de cualquier equipo o país, acepto que no es tan fanático del fútbol. Aunque si le divierte sus clases de entrenamiento de los lunes, pero sé que le gusta porque significa que va a ir al parque a jugar. Sin embargo, si a los dos los sientas a ver una carrera de formula 1, no hay quien los levante o si les das el mando del play se pueden quedar horas jugando Fifa.

En casa ya nos estamos organizando para el mundial. Ustedes, ¿cómo van? ¿Tienen algún equipo favorito? En mi caso, siempre ha sigo Holanda, pero este año no va y por supuesto toda mi energía y esperanza esta en Perú.

1111111

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *