Categories Menu

Posted by on May 24, 2019 in Amistad, Mamá, Vida en pareja | 1 comment

Tenemos nombre para el nuevo bebé

Tenemos nombre para el nuevo bebé

 

Recuerdo el día que Frank me pidió que el nombre de nuestro primer hijo fuera con F, recuerdo el solo deseo de querer halagar a su papá y mantener en la familia la costumbre que los Rodríguez tengan un nombre con F, como es el caso de mi esposo y mis dos cuñados. Cuando acepté, todos me sugerían nombres lindos: Facundo, Fabián, Fabio, Felipe, Fabrizio… Pero yo no imaginaba a mi hijo con ninguno de esos nombres.

Hasta que un día me encontré con ese libro que tantos años tuve perdido y lo supe: FAUSTO: El que llega con felicidad.

Al principio a la mayoría le desagradaba, algunos porque lo relacionan con ese personaje infeliz de la obra de Goethe, otros porque no les gustaba la fonética o quizá simplemente porque deseaban más el Facundo, sin embargo era mi hijo y yo sentía esa conexión mágica así que así se iba a llamar y Frank solo era feliz con la F, así le hubiera puesto Fifi.

La elección fue rápida y recuerdo claramente que no dude, no tuve otras opciones que me agradaran tanto y con el Fausto llegó el segundo nombre Lorenzo (honor a el papá de mi suegra).

Para nuestro segundo hijo, la historia ha sido un poco distinta. Frank esta vez no me lo pidió, solo me preguntó si iba a ser con F también, le dije que si a lo que él me respondió «solo si quieres amor, ya me da igual», pero tomé la decisión que también fuera con F, ya si lo hice con el primero por halagar a su papá (quien se llama Francisco) ya que todos los que vengan sean con F para que se vean ordenados.

Así que volví a escuchar lindas opciones,esta vez más rebuscadas: Fantino, Ferdinand, Fernando, Fabio, pero ninguna me hacía sentir esa conexión mágica y mis opciones realmente a nadie les gustaba.

Siempre me han atraído los nombres antiguos, con carácter, así que escogí Fortunato, Fedor y Fermín. La cara de sufrimiento de Frank me decía que no iba por el camino correcto.

Estuve muchas semanas buscando un nombre que me convenciera, incluso pensé en olvidarme de La F y empecé a buscar otras opciones: Agustín, Massimo, Maximiliano, Segundo.

Después de mucho pensarlo y ahorita les cuento porqué, decidimos escoger un nombre que estuvo con nosotros desde antes que saliera embarazada y queremos compartirlo con ustedes:

FRANCO DARÍO

Soy de la que dicen que no le gusta repetir el nombre, que si el papá se llama así, el hijo también, y ponerle el nombre del hermano, tatarabuelo, bisabuelo… Siempre he creído (y no digo que sea una creencia válida) que cuando le pones el nombre de algún familiar el bebé llega con una carga de energía extra relacionada lógico a ese pariente… Sin embargo como siempre suele suceder Frank es capaz de hacer que yo ceda en cuanto a mis costumbres, creencias o como quieran llamarlo.

¿Por qué Franco, quién es? Pues mi bello cuñado, quien ya no está con nosotros o quizá si, pero no lo vemos. Mi favorito, el mejor de los 3 Rodríguez Villanueva. El más churro, el más buena gente, el más entrador, el más chancón, de corazón noble, fresco como el solo y con esa magia de poder cautivar a cualquiera. Con una sonrisa de galán de telenovela, coquetón a más no poder, de esas esas persona con luz propia, que atraía, pero eso sí, pésimo bailarín, rapidito para meter floro, no sabía de límites y siempre andaba queriendo comerse el mundo entero, así el camino lo llevara al peligro.

Sigo pensando en mi loca teoría que los nombres repetidos llegan con una energía extra… pues cómo no querer que mi hijo llegue con un poquito de lo bueno que fue su tío.

Esta vez, al escoger el nombre no pensé en mi suegro, pensé más en mi suegra y en lo feliz que la iba a ser al poder tener algo de su hijo en su nieto y fue por ello que decidimos que fuera la primera en saberlo.

No lo voy a negar, es difícil decirle Franco a mi hijo y no pensar en mi cuñado o pensar que cuando nazca quizá no se parezca a el, sin embargo aunque aún lo extrañemos y quisiéramos de todo corazón que este aquí, la elección de su nombre lo veo como una nueva etapa, donde quizá al decir su nombre borré algunas de nuestras tristezas y nos llene de alegrías.

 

Imagen artículo: Shannel Granados Photography

 

Sigue leyendo:

1 Comment

  1. Hermosa decisión! Prontito bienvenido al planeta tierra!

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *