Categories Menu

Posted by on Jul 31, 2019 in Mamá | 0 comments

Dia 9: Regresamos a la rutina

Dia 9: Regresamos a la rutina

 

Como les conté en un post anterior, mi madre nos ha acompañado algunos días en casa y hoy muy temprano se despidió de nosotros. Como todo el mundo, extrañaba su casa, su rutina, su comida y su cama.

Así que luego de 5 días nos volvemos a quedar solo los 4, acoplándonos a la rutina, al horario invertido de Franco, al cambio de humor de Fausto y a mi susceptibilidad post parto. Todos estamos pasando por cambios, incluso Frank que desde antes que naciera Franco está acoplándose al nuevo horario de levantarse temprano y créanme cuando les digo que realmente le cuesta.

Como es lógico Franco aun duerme de día ¡Todo el día! Y permanece despierto toda la madrugada… ok, ok, para no exagerar, se queda despierto de 11:00am a 3:00am aprox, así que ya se imaginan que ando como zombie e incluso irritable por las mañanas. Frank al igual que yo se levanta, algunas veces él es el que se encarga de alimentarlo, pasearlo, ayudarlo a eliminar los cólicos o hacerlo dormir, algunas veces solo se levanta para ver si todo esta bien y se vuelve a quedar dormido.

Esto ya lo he contado y muchos de sus comentarios son “que suerte que te ayuda” “que bien que quiera cambiar pañales” o “pobre Frank que debe levantarse temprano para ir a trabajar y encima ayudar con el bebé”

Aquí debo ser directa, me irrita cada vez que escucho a una mamá decir que su esposo “la ayuda con los hijos” aquí no se trata de ayuda, Frank es tan padre como yo madre y tanto Fausto como Franco son nuestros hijos, por igual. Así que es completamente normal, por lo menos en mi casa, que Frank se involucre en la crianza de su hijo. Es más, Frank es mucho mas capo para cargarlo sin miedo, ayudarlo a eructar y hacerlo dormir. Conmigo siempre se despierto. ¿Cuál es la debilidad de Frank? Cambiar pañales con caca, si puedo escapar de esa labor, pues lo hace. En mi caso, soy impaciente para lo del eructo. Así que si Frank esta cerca, siempre le voy a pedir que él haga ese trabajo.

Así que aquí no se trata de ayuda, se trata de trabajo en equipo. El que Frank tenga que levantarse temprano para ir a una oficina a trabajar, no es excusa para que no se involucre en la casa y en la crianza de los chicos, si fuera así, yo tendría en todo caso que dejar de hacer cosas en la casa a las 6:00pm. Lo que si hago por considerar a Frank es despertarlo en la madrugada cuando realmente lo necesito, porque de qué nos sirve que los dos tengamos sueño o que nos madruguemos. Muy aparte, sé lo mucho que le cuesta a Frank levantarse temprano o de madrugada o dormir pocas horas. Eso lo sé desde que él era un mocoso de 17 años y teníamos que amenazarlo para que llegue temprano a clases.

Por mi parte, yo nunca he tenido problemas con las pocas horas de sueño y me levanto tan fresca durmiendo 4 horas como durmiendo 10. Siempre he sido madrugadora y muy por el contrario a Frank, me considero nocturna. Claro que tengo un límite, si durante 10 días duermo poco, pues me quiebro. Empiezo con el mal humor, dolor de cabeza, dolor de ojos, escalofríos etc.

Lo que sí puedo decir de ambos, es que somos buenos para acoplarnos a los cambios y a las nuevas rutinas. Luego de una semana, ya cada uno sabe que hacer, cuando hacerlo y como hacerlo. Sin pedírselo Frank ha tomado ciertas responsabilidades, ahora es él quien acuesta a Fausto, lo baña y lo busca en la madrugada cuando nos llama. También se hace cargo de nuestros desayunos y realmente se lo agradezco, porque si no fuera por él, yo no comería nada hasta la hora de almuerzo.

No les voy a decir que todo ha fluido perfecto, sería mentirles, hemos tropezado en estos primeros días, hemos discutido, nos hemos resentido y luego hemos hablado y no hemos consolado juntos.

Como ya les he contado antes, todo esto es nuevo para Frank ya que no tuvo la oportunidad de vivir junto a Fausto sus primeros días, así que tanto él como yo somos conscientes que con Franco los cambios se seguirán dando y tendremos días malos y días buenos y eso nos ayudara a conocernos más a solucionar nuestras diferencias pero sobretodo aprenderemos a volver a encontrarnos en el camino.

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *