Categories Menu

Posted by on Ago 27, 2019 in Mamá | 0 comments

Día 21: Ayuda externa

Día 21: Ayuda externa

 

Esta idea a Frank y a mí nos ronda por la cabeza hace ya varias semanas y aunque no he sido capaz de decirlo de forma directa, pues es cierto, necesito ayuda en casa. Ayuda que no he tenido desde que Yu se fue de la casa, de eso hace ya casi dos años.

Así que llevo bastante tiempo haciendo mis cosas sola y la verdad es que todo avanzaba bien, me gusta como me organizo, como manejo mis tiempos, en general, me gusta como llevo la casa, pero ya desde antes de Franco algunas cosas (por no decir muchas) se me escapaban y la verdad tener algo fuera de lugar o sucio hace que me jale los pelos, no puedo lidiar con desorden. Es algo que con el tiempo se ha ido intensificando.

Cuando Frank y yo empezamos a vivir juntos, la desordenada era yo, nunca tendía camas, no guardaba la ropa ni muchos menos era organizada. Confieso que fue Frank quien me ayudo a mejorar, me metió en ese mundillo de mantener todo en su sitio y ahora no hay nadie quien me pueda parar. Incluso ahora les podría decir que es Frank el desordenado. Es decir, le sigue gustando tener todo en su sitio, pero no es que él ponga las cosas en el lugar correcto.

Así que actualmente me estreso horrible por querer tener la casa como siempre y no poder, porque la vida no me alcanza. Ahora no solo es Franco y su alta demanda, también esta el hecho que la casa es nueva y más grande y andamos agarrando ritmo.

Es por ello que hemos decidido pedir ayuda, lo cual no lo voy a negar, me tranquiliza, por un lado. Ya que, voy a poder contar con alguien para cualquier imprevisto en la casa o para que pueda limpiarla esos días donde yo realmente no puedo con mi cuerpo, sin embargo, por otro lado, me causa un poco de angustia, permitir que ingrese una extraña a convivir con nosotros. Que sepa nuestros ritmos, nuestras rutinas, que sea parte de nuestra intimidad.

Ya quisiera yo vivir con mi madre y contar con su ayuda 24/7 o alguna tía abuela, hermana, suegra que cuide a Franco o me ayude con el para yo poder ir avanzando lo de la casa o tener 8 brazos para en uno cargar a Franco y con los otros 7 poder trabajar. Créanme que para mí es difícil primero reconocer que ya no puedo sola, es como decirle a tu jefe que no eres capaz de hacer tu trabajo y necesitas que contrate a alguien para que te ayude, algo así me siento y segundo es difícil porque es una persona extraña totalmente que esta ingresando a mi casa y quien estará cerca a mis hijos.

No soy ni la primera ni la ultima que necesita ayuda así que solo me queda confiar y esperar que todo salga bien.

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *