Categories Menu

Posted by on Sep 8, 2019 in Mamá | 0 comments

Día 25: Estarás dando leche materna exclusiva ¿no?

Día 25: Estarás dando leche materna exclusiva ¿no?

 

Desde que decidí aventurarme a contarles como son mis días desde que somos 4 en casa, he recibido muchos mensajes empáticos, de mujeres que están viviendo situaciones similares a las mías, de madres que ya pasaron por todo este remolino que es tener dos hijos, incluso muchas de ellas con tres hijos.

Recibo tantos buenos comentarios, que a pesar de mi delay con los días aun me siento animada a escribir, sin embargo, hoy me levanté con un mensaje interno en mi Instagram, un mensaje con sabor a crítica sobre mi lactancia: Estarás dando leche materna exclusiva ¿no?

Mi respuesta, siempre educada (si no respondo de esa manera, es porque realmente me han sacado de mis casillas) fue un simple no. Ya hubiera querido que la respuesta de retorno sea un “Ah ya” pero no. Llegó un copy and paste de artículos de LME y las decenas de razones por las que debería dejar la formula y la relación oscura entre estas latas comerciales con los doctores y fue en ese momento donde detuve la conversación de manera cortante, ya que he aprendido desde que tengo el blog que ni una de las dos posiciones, leche materna o formula están mal y lamentablemente cuando me topo con personas que creen lo contrario ya se que es una perdida de tiempo seguir conversando.

Así que hoy me animo a escribir sobre mi situación, la cual es personal, recalcando siempre que solo una madre sabe lo que es mejor para sus hijos y para ella misma y que la critica destructiva no le hace bien a nadie.

Desde el segundo día de vida de Franco, uso formula para alimentarlo, sin embargo, no es su alimento principal. Hace 25 días me esfuerzo y sacrifico para darle leche materna, toda la que quiera, ya que es a libre demanda. ¿Por qué uso formula? Por que al inicio la necesitaba ya que Franco perdió muchos gramos. Luego de una semana la usaba como complemento luego de cada toma de pecho seguía una o dos onzas de formula.

Luego de algunos días y casi entrando al mes, le doy a Franco entre una y dos tomas de formula al día. Durante la madrugada le doy una toma y así he logrado que tanto él como yo podamos dormir más de dos horas de corrido. Así que ahora más que un complemento lo veo como una ayuda.

¿Podría no usar formula? Pues no lo sé. He escuchado decir muchas veces que la leche materna siempre es suficiente, pero en mi caso no lo es, mi hijo es un tragón de aquellos y literal me seca y cuando se da cuenta que no hay más leche en mamá pues pega unos gritos que hacen que dé un brinco directo a la mesa del cuarto para preparar un poco de formula y dársela.

Luego de contarle a esta persona que me contacto por Instagram mis motivos por lo cual tengo una lactancia mixta, terminó diciéndome que soy una egoísta por pensar en mí y no “sacrificarme realmente” en alimentar a mi hijo. Pues que ligereza, que poca empatía, pero, sobre todo, que tal descaro. Criticar así a la ligera, detrás de la pantalla de un celular, sin saber por lo que he pasado durante este tiempo.

Yo me digo una y otra vez, ¿Si yo no pienso en mí y en mi bienestar, entonces quién? Estoy 100% convencida que un niño feliz es el resultado de unos padres felices y si una, dos, tres, cuatro tomas de formula me dan la tranquilidad emocional que necesito en el día para poder avanzar, pues esta bien y absolutamente nadie debería criticar, ni intervenir en eso.

Llevo pocos años siendo madre, 5 para ser exacta y desde el día uno escucho y vivo este conflicto entre la leche materna y la formula y de verdad es agotadora. Particularmente no puedo con la leche materna exclusiva a libre demanda, sin embargo, gran parte del día dejo que Franco decida en que momento quiere tomar y cuanto, solo se lo quito cuando veo que después de más de una hora sigue ahí prendido agarrándome de chupón.

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *