Categories Menu

Posted by on Sep 17, 2019 in Mamá | 0 comments

Día 29: El chupón más deseado

Día 29: El chupón más deseado

 

Hace algunas semanas, cuando visitamos a Roberto, el pediatra de Franco en su consultorio, una de las preguntas que le hice fue si podíamos usar chupón. Juraba que me iba a decir que sí, pero no. Tampoco me dio un no rotundo, solo me dijo que Franco estaba muy pequeño y que el uso del chupón podía afectar mi lactancia. No insistí, si mi doctor lo dice, es lo mejor para mi bebé.

Ayer tuve mi segunda cita con David, mi ginecólogo, para revisar mi cicatriz y empezar a cuidarla con algunas cremas y parches. Ya conociéndonos tantos meses luego de la revisión médica, conversamos un poco de nosotros y así llegamos a mi pésimo sueño, mi falta de animo y mi irritabilidad. Le conté que Franco no duerme y que esto de la lactancia me esta matando, ya que Franco no solo me ve como su fuente de alimento, sino también como un chupón humano.

Fue una pequeña catarsis entre doctor y paciente y David me comprendía a la perfección, ya que su esposa pasó por lo mismo, su consejo como padre fue: Métele chupón.

Ahora por favor no quiero que me ataquen o muchos menos ataquen a mi gran doctor por darme ese consejo, ya creo que todas aquí sabemos que las decisiones que toma una mamá no deben ser criticadas por otra ¿No?

Desde la segunda noche en casa, quise usar chupón, pero lo veía tan pequeño que no me atrevía. Luego de casi 30 días, les puedo decir que mis chichis están lastimas por tanto uso. Franco lacta a la perfección y cuando termina satisfecho automáticamente cambia la forma de succión y es ahí cuando aparece el chupón humano, sin embargo, lo dejo ahí en mi pecho, porque prefiero eso a volver a pasar por el llanto, los gritos y el tenerlo despierto otras dos horas.

Muchas madrugadas simplemente me rindo y dejo la chichi al aire para que me use cuando quiera y así nos podemos pasar más de dos horas y cansa… algunas quizás me digan que no importa, que me aguante, que para eso somos madres, pero no pues. Mi función y hasta ahora la vengo haciendo bien, es alimentar a mi hijo, si él me quiere agarrar de entretenimiento, claramente prefiero mil veces que chape un chupón.

Ahora también pueden venir a criticarme y decirme que soy una inconsciente, enviarme 30mil artículos informándome sobre lo perjudicial que puede ser para la salud de mi hijo y que no debería usarlo, pero yo soy más flexible con el tema. Tanto el chupón como miles de objetos y accesorios puedes ser dañinos para nuestros hijos, pero aquí como en casi todo en la vida, es el exceso lo perjudicial.

No es que Franco este dejando de lactar o que yo este suplantando las tomas con el uso del chupón, eso personalmente si lo tomaría a mal. El uso de este es auxiliar. Franco ha aprendido a tomarme como chupón humano y yo he aprendido a reconocerlo cuando lo hace y no es nada sano emocionalmente estar dos horas con la chichi al aire. Es en ese momento donde hago uso del chupón y con ellos he logrado que ambos podamos dormir un poco más esta noche.

Por otro lado, me quedo con algo que me dijo hace muchos años el pediatra de Fausto, cuando le pregunté si podía usarlo: “prefiero mil veces el chupón, que el dedo. Al final el chupón se lo quitas a las buenas o malas y te llorará hasta que se olvide, pero el dedo, el dedo nunca se lo podrás quitar”

Por ultimo y siempre respetando la opinión de los expertos, le pregunté al pediatra de Franco si podía usar chupón ahora que está mas grande y me dijo “dale”. Ya con su OK y mi tranquilidad, pues aquí estamos durmiendo por primera vez de noche.

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *