Categories Menu

Posted by on Nov 25, 2020 in Amistad, Mamá, Vida en pareja | 0 comments

️LA PREGUNTA DE LA SEMANA: ¿POR QUÉ TE MUDAS TANTO?

️LA PREGUNTA DE LA SEMANA: ¿POR QUÉ TE MUDAS TANTO?

 

Cada vez que hemos tomado la decisión de mudarnos con Frank ha sido pensando en ellos, nuestros hijos.

Necesidad de más espacio, un lugar seguro, estar cerca al trabajo para tener tiempo de estar con ellos, más espacio, mudarnos para estar cerca al cole.

Finalmente, luego de varias mudanzas y varios distritos, decidimos regresar al lugar donde fuimos más felices, más tranquilo y donde estuvimos más cómodos, pero esta vez, no solo pensando en Fausto, también lo hicimos por Franco y por supuesto pensando en Frank y en mi.

Cuando nos pusimos de acuerdo, yo lo hice sabiendo que Franco iba a poder crecer teniendo lo que Fausto tuvo a su edad. Amigos de barrio, vida de parque, tardes de picnic, clases de fútbol, música, pintura, karate al aire libre y la oportunidad de estar en el mismo nido donde inicio Fausto.

A Fausto deseaba devolverle lo que perdió con la mudanza: sus amigos de toda la vida, su rutina, esos lugares donde se siente en casa y por supuesto a su familia. La facilidad de tener a sus primas y tíos a 10 minutos o a sus abuelos a 15.

¿Fueron felices en la casa grande? Pues yo creo que si, sobre todo Franco, qué fue el único lugar que conoció. Fausto por su lado, se divirtió, pero como mamá les puedo decir que aquí, en un lugar más chiquito y sin jardín propio es más feliz.

Frank y yo nos vamos mudando 5 veces en 9 años. Empezamos en un mini departamento con un baño, un cuarto y un espacio que hacía de salacomedorcocina y siempre que hemos decidido mudarnos ha sido en búsqueda de nuestra comodidad pero hoy más que nunca estando aquí nos sentimos felices y ese sentimiento se lo contagiamos a nuestros hijos.

¿Nos volveremos a mudar? Pues yo creo que si, solo que esta vez espero pasar algunos años aquí.

Y si, es una chamba agotadora, es aburrido, estresante e incluso ha hecho que Frank y yo discutamos, pero luego de tanto trabajo y tanto desorden pues estamos aquí sentados en nuestro sofá de siempre, disfrutando del barrio de siempre.

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *