Categories Menu

Posted by on Ene 13, 2021 in Mamá | 0 comments

HOLA BERRINCHE

HOLA BERRINCHE

 

Con año y medio le damos la bienvenida a los berrinches ¿lo aprendió de alguien? ¡Pues no! Los berrinches llegan porque llegan y se irán con el tiempo.

Por un lado me alegro de sus pataletas, ya que significa que mi enano esta creciendo y quiere expresarse pero aun no sabe cómo. Por otro lado (mi lado de mala madre) no puede negar que verlo tirarse al piso, con puchero y mirada de cachorro arrepentido me da risa. Cada vez que lo hace me pregunto ¿Dónde aprendió eso?

Lo que si debo contarles es que cada vez que lo hace aprovecho en enseñarle que un berrinche no es la solución ¿Cómo?

Pues solo le tomó importancia o le presto atención si veo que su berrinche le hará daño a él o a su hermano. No quiere decir que lo ignore ¡ojo! Un ejemplo: cuando un bebé se tira al piso a gritar usualmente reaccionamos diciéndole «levántate no hagas eso» «hijito no se grita, no se llora» «párate» o vamos y de forma automática lo queremos levantar. En mi caso, si veo que esta seguro, pues lo dejo ahí. Resultado: se levanta se seca las dos lágrimas que botó y su vida continúa.

Otra cosa que hago es distraerlo. Muchas veces sé porque hace rabietas así que antes que explote lo distraigo con alguna otra cosa o juguete. Horacio nunca falla, es una buena opción.

Algo que si me he propuesto es a no permitirle que le pegue a su hermano. Algunas veces sus rabietas son porque Fausto no quiere que agarre sus juguetes (decisión super válida) así que Franco en su momento de frustración quiere jalar, peñizcar o golpear así que ahí si super estricta por más rabieta qué haga siempre le aclaro que eso no esta bien.

Ahora, muchas de sus rabietas son por los muchos «no» así que por mi lado estoy aprendiendo a escoger mis «no» y así minimizar sus rabietas.

Más allá de guiarlo, acompañarlo y contenerlo en sus rabietas hay algo que tengo clarísimo. Sus rabietas, berrinches y tiradas al piso no me avergüenza. Si las hace en la calle, en casa de un amigo o en mi casa, mi reacción será la misma, estar a su lado y nunca lo haría sentir mal por tener una. He aprendido que las rabietas son otra etapa que cumplido su tiempo, se superan.

Quizá algunas tomen a mal que tenga una foto de Franco haciendo rabieta pero, así como le mando fotos a su papá cuando come, cuando estamos en el parque, cuando duerme, cuando se despierta o cuando jugamos con Horacio y su hermano también le envié esta, para contarle que Franco había aprendido no sé cómo a protestar tirándose al piso.

Por otro lado, más de una vez les he demostrado que ni mis hijos ni yo somos perfectos así que antes de pretender que Franco es un niño modelo prefiero ser honesta y contarles que me tiene jalándome los pelos todos los días.

 

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *