Categories Menu

Posted by on Jul 23, 2021 in Amistad, Mamá, Vida en pareja | 0 comments

21 DÍAS DE AISLAMIENTO POR COVID

21 DÍAS DE AISLAMIENTO POR COVID

 

La noche que le dieron a Frank el resultado de su prueba estábamos juntos en la cama a punto de dormir, no veía esa mirada de miedo en sus ojos hace mucho tiempo, pero ahí estaba, a mi lado disimulando de muy mala manera que estaba tranquilo.

Lo primero que hicimos fue avisar a aquellas personas que habían tenido contacto con Frank la última semana: amigos, familia, compañeros de trabajo y en paralelo yo agendaba para el día siguiente a primera hora las pruebas para mi y mis hijos.

A una de las primeras personas que avisé fue a mi #bestie que un día antes había estado con nosotros en casa. Su reacción no fue lo que esperaba y ahora luego de saber que todo esto ya pasó me rio porque esperaba palabras de aliento y mensajes positivos y en vez de eso tuve que calmarla telefónicamente mientras vomitaba y se descompensaba por pánico.

Aun no nos vemos, pero hablamos full por teléfono y hace poco le dije: “huevona era para que me dijeras tranqui flaca no va a pasar nada, no para que te pongas a vomitar y me des más angustias” y ella me respondió “Lo sé, lo sé he sido mala amiga” Lo hemos tomado como anécdota, una historia mas para contar. Ahora aclaro que todo este tiempo me ha acompañado virtualmente incluso me conoce tan bien, que al día siguiente del resultado me envió un mega pack con los mejores productos de desinfección, de esos que te desinfectan hasta los malos pensamientos.

No comprendo como es este virus, pero a pesar de vivir todos juntos e incluso dormir en la misma cama, los chicos y yo dimos negativo a dos pruebas y nunca tuvimos un síntoma de alerta, sin embargo, tuvimos que hacer cuarentena por prevención. Cuando llegó la doctora a supervisar a Frank me pidió mantener la distancia con los chicos por si presentaba algún síntoma así que la primera semana fue horrible, esa condición me tomó por sorpresa, creo que los primeros días fueron los más difíciles, no solo porque no podíamos estar con Frank si no porque era frustrante no poder atender a los chicos y ellos no entendían porque mamá no podía estar con ellos, cargarlos, jugar, apachurrarlos, besarlos o simplemente almorzar juntos.

Aquí hago un paréntesis para agradecer a mi cuñada quien durante una semana cocinó para su hermano y para nosotros, ya que yo no podía hacerlo por prevención.

Me he dado cuenta que cuando uno escucha la palabra covid piensa lo peor, como mi madre que cuando llamé a decirle se puso en modo la rosa de Guadalupe diciéndome que pensara en el futuro de mis hijos, seguido de mas drama y llanto. Gracias a ella decidimos no decirle nada a los papás de Frank hasta que todo estuviera más estable ¡es más! mi suegra se acaba de enterar y es por ello que recién puedo contarlo y escribir este post.

Les confieso que yo no tuve tiempo para pensar lo peor, solo pensaba que debía mantener el ánimo, no solo por mí, sino por los chicos y obvio por Frank quien el aislamiento le afectó más que el covid y no quería angustiarlo más con mis pensamientos.

Todos pensamos en las consecuencias físicas que trae el covid, pero solo los que lo padecen ya sea leve moderado o grave saben que este virus tiene secuelas psicológicas.

Frank tuvo una etapa de insomnio que lo demacró muchísimo. Intentamos con melatonina, aceite de cannabis, filtrantes y al final tuvimos que hacerle caso a nuestra doctora y darle pastillas para dormir que lo mantuvieron medio ido por varios días, pero que dio resultados y lo hicieron dormir. También regresaron los ataques de ansiedad, esos que había dejado en el pasado, pero que el encierro los activo y eso me desesperaba porque recuerdos sus ataques donde era incapaz de ayudarlo, pero estaba a su lado y ahora con el aislamiento ni si quiera podía darle la mano.

Los consejos de mis amigos doctores siempre fue: que deje de trabajar, que coma bien, que duerma y que mantenga el ánimo y les digo que logramos 4 de 3, porque nunca dejó de trabajar al 100% aunque lo entendía muy bien cuando me decía “que quieres que haga encerrado todo el día, me aburro de dormir”

¿Hubo complicaciones? Si, si las hubo, pasó de un covid leve a uno moderado y por ello el aislamiento paso de 14 a 21 días.

Pasamos nuestro 6to aniversario separados en aislamiento, pasó su cumpleaños en aislamiento y para el cumple de Franco que fue el 13 llegó la doctora con la mejor noticia: Le daba de alta luego de 21 días. Lo primero que hizo fue salir y abrazar a Fausto.

Hoy luego de 30 días, Frank decidió regresar a la oficina, solo por unas horas, hoy volvió a manejar y volvió a tener contacto con otras personas y aunque yo ando mas miedosa que nunca, se que es parte de continuar así que ahora solo me toca esperar que el tiempo regrese todo a su rutina.

Algo que se me ha quedado grabado en la mente es la voz de Frank diciéndome “los escucho afuera jugando, los extraño” y es que así fue todo este tiempo. Mientras Frank estaba recuperándose, sobre alimentándose y luchando contra este virus del mal, yo estaba afuera atendiendo a los chicos, distrayéndolos y cubriendo ese espacio que dejaba la ausencia de Frank. Tratando de contener el miedo de Fausto disfrazado de ira y manejando la atención que Franco demandaba.

No ha sido nada fácil, pero agradezco que por lo menos estuvo en casa con los cuidados de la doctora y conmigo supervisándolo, no me imagino el sufrimiento de todas las personas con familiares hospitalizados sin saber a ciencia cierta que esta pasando. Este virus nos agota mentalmente y afecta a todos los que estamos alrededor.

¿Hay secuelas? Si, si las hay, sin embargo, como dice la doctora, hay que darle tiempo para que todo vaya acomodándose y Frank vuelva a tener la energía y la fuerza de antes. Solo queda cuidarse y vacunarse lo antes posible.

Gracias Fiore, Angela y Ana por cuidarnos, por engreír a los enanos y animarnos cada día con sus mensajes por WhatsApp.

 

PD: Esta foto la tomé minutos después que la doctora se fue de la casa, la noche que le dio de alta y nos dijo que ya podíamos abrazarnos. Se la pasé a la familia y los amigos para compartir la buena noticia.

Sigue leyendo:

Déjame un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *