Categories Menu

Bio

 

Soy Maria Grazia Piccone Sánchez Concha, mujer de 33 años, casada y con un hijo de 2 años llamado Fausto Lorenzo. Casi toda mi vida he usado el apellido de mi madre como primer apellido y eso se debe a que me crió sola desde que tengo 5 años y es mi forma de agradecérselo. Sin embargo es inevitable no usar el apellido de mi padre, soy Piccone por donde me mires, eso si, la personalidad es de las Sánchez Concha y digo “las” porque somos muchas mujeres y mi familia es un matriarcado.

Estudie en un colegio solo de mujeres, aunque los últimos 3 años los termine en otro. Me gradué en administración de negocios internacionales y tengo un diplomado en Marketing internacional. He trabajo desde mis 18 años en empresas internacionales del rubro de comercio hasta que un día, dije “no más, esto no es para mi”, porque me di cuenta que quería estar todo el tiempo con mi hijo. Así que decidí poner una pausa a mi vida profesional y trabajar en el proyecto más hermoso y grande de mi vida: Mi familia.

biografiaMPSC

Si tengo que describirme, podría poner que soy efusiva, emotiva, llorona, positiva, algo intolerante, impaciente, siempre alegre y que mi entusiasmo puede llegar a desesperar, pero mejor es que me conozcan a través de mi palabras y descubran ustedes realmente como soy. Trato de ser siempre una mejor persona, y es lo que le trasmito a mi hijo. Quiero que crezca sabiendo que uno puede ser feliz si se lo propone, que los momentos de dolor existen pero que debes tomarlos como lección de vida, que uno puede llorar sin miedo y que puedes decir sin sentir vergüenza que no sabes. Si me preguntan que quiero en esta vida, es simplemente disfrutarla y que mejor que haciéndolo día a día con las personas que amo, esas que alborotan mi alma y alegran mi corazón.

No sé si soy una buena esposa, pero si sé que todos los días me levanto intentando ser mejor. No sé si soy una buena madre, pero se que todas las mañana decido hacer de Fausto un mejor hombre. No sé si soy una buena amiga, pero sé que no lo estoy haciendo mal, mis amigos de toda la vida siguen en mi vida. No sé si soy una buena hija, pero siempre estoy para mi madre y ella siempre está para mí.